Ferdinand Saussure - Curso de Lingüistica General.pdf

June 5, 2019 | Author: NENULLI | Category: Linguistics, Edmund Husserl, Phonology, Ciencia, Human Communication
Share Embed Donate


Short Description

saussure...

Description

FERDINAND DE SAUSSURE

CURSO DE LINGÜÍSTICA GENERAL Traducción, prólogo y notas de AMADO ALONSO VIGESIMACUARTA EDICIÓN

E D I T O R I A L L O S A D A L i b e r a l o s L i b r os

Título del orignal francés: Cours de linguistique genérale Editorial Losada. S.A. Moreno 3362 Buenos Aires. 1945  Notas de la edición digital: a) Se ha conservado la numeración de p áginas original. b) Pueden existir diferencias (respecto del

original) en los caracteres fonéticos utilizados, que abundan, a cada paso, y en cada página. En la medida de lo posible, hemos intentado ser fieles al original. Aquellos que necesiten estricta precisión en estos puntos, deberán remitirse necesariamente al original para aclarar dudas.

INDICE PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA ..........................................................................................................................7

CURSO DE LINGÜÍSTICA GENERAL..........................................................................................................................20 PREFACIO A LA PRIMERA EDICIÓN FRANCESA.....................................................................................................21 INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................................25 CAPÍTULO I - OJEADA A LA HISTORIA DE LA LINGÜÍSTICA..........................................................................25 CAPÍTULO II - MATERIA Y TAREA DE LA LINGÜÍSTICA. SUS RELACIONES CON LAS CIENCIAS CONEXAS....................................................................................................................................................................30 CAPÍTULO III - OBJETO DE LA LINGÜÍSTICA...................................................................................................32 CAPÍTULO IV LINGÜÍSTICA DE LA LENGUA Y LINGÜÍSTICA DEL HABLA ............................................41 CAPÍTULO V ELEMENTOS INTERNOS Y ELEMENTOS EXTERNOS DE LA LENGUA...................................44 CAPÍTULO VI REPRESENTACIÓN DE LA LENGUA POR LA ESCRITURA ......................................................51 CAPÍTULO VII - LA FONOLOGÍA ............................................................................................................................55 APÉNDICE - PRINCIPIOS DE FONOLOGÍA ................................................................................................................60 CAPÍTULO 1 - LAS ESPECIES FONOLÓGICAS ....................................................................................................60 CAPÍTULO II - LOS FONEMAS EN LA CADENA HABLADA.................................................................................72 PRIMERA PARTE - PRINCIPIOS GENERALES...........................................................................................................91 CAPÍTULO I - NATURALEZA DEL SIGNO LINGÜISTICO ...................................................................................91 CAPÍTULO II - INMUTABILIDAD Y MUTABILIDAD DEL SIGNO .....................................................................92 CAPÍTULO III - LA LINGÜÍSTICA ESTÁTICA Y LA LINGÜÍSTICA EVOLUTIVA ........................................105 SEGUNDA PARTE - LINGÜÍSTICA SINCRÓNICA................................................................................................120 CAPÍTULO I GENERALIDADES............................................................................................................................120 CAPÍTULO II - LAS ENTIDADES CONCRETAS DE LA LENGUA.....................................................................122 CAPÍTULO III - IDENTIDAD, REALIDAD, VALORES........................................................................................127 CAPÍTULO IV - EL VALOR LINGÜÍSTICO..........................................................................................................131 CAPÍTULO V RELACIONES SINTAGMÁTICAS Y RELACIONES ASOCIATIVAS ......................................142 CAPÍTULO VI MECANISMO DE LA LENGUA....................................................................................................147 CAPÍTULO VII - LA GRAMÁTICA Y SUS DIVISIONES......................................................................................153 CAPÍTULO VIII - PAPEL DE LAS ENTIDADES ABSTRACTAS EN GRAMÁTICA ...........................................156 TERCERA PARTE - LINGÜÍSTICA DIACRÓNICA..................................................................................................159 CAPÍTULO I - GENERALIDADES ...........................................................................................................................159 CAPÍTULO II - LOS CAMBIOS FONÉTICOS .........................................................................................................163 CAPÍTULO III - CONSECUENCIAS GRAMATICALES DE LA EVOLUCIÓN FONÉTICA................................172 CAPÍTULO IV - ANALOGÍA...................................................................................................................................180 CAPÍTULO V - ANALOGÍA Y EVOLUCIÓN..........................................................................................................188 CAPÍTULO VI - LA ETIMOLOGÍA POPULAR .....................................................................................................195 CAPÍTULO VII - LA AGLUTINACIÓN....................................................................................................................198 CAPÍTULO VIII - UNIDADES, IDENTIDADES Y REALIDADES DIACRÓNICAS...............................................201 APÉNDICES - A LAS PARTES TERCERA Y CUARTA .............................................................................................205 CUARTA PARTE - LINGÜÍSTICA GEOGRÁFICA.....................................................................................................212 CAPÍTULO I - DE LA DIVERSIDAD DE LENGUAS..............................................................................................212 CAPÍTULO II - COMPLICACIONES DE LA DIVERSIDAD GEOGRÁFICA........................................................215 CAPÍTULO III - CAUSAS DE LA DIVERSIDAD GEOGRÁFICA .........................................................................219 CAPÍTULO IV - PROPAGACIÓN DE LAS ONDAS LINGÜÍSTICAS....................................................................229 QUINTA PARTE - CUESTIONES DE LINGÜÍSTICA RETROSPECTIVA..................................................................236 CAPÍTULO I - LAS DOS PERSPECTIVAS DE LA LINGÜÍSTICA DIACRÓNICA.................................................236 CAPÍTULO II - LA LENGUA MÁS ANTIGUA Y EL PROTOTIPO.....................................................................239 CAPÍTULO

III - LAS RECONSTRUCCIONES .......................................................................................................242 CAPÍTULO IV - EL TESTIMONIO DE LA LENGUA .............................................................................................246 EN ANTROPOLOGÍA Y EN PREHISTORIA...........................................................................................................246 CAPÍTULO V - FAMILIAS DE LENGUAS Y TIPOS LINGÜÍSTICOS....................................................................252

PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA

Con este prólogo quisiera hacer ver al lector cómo la ciencia es tarea que se va cumpliendo sin detenerse nunca, y cómo puede un sabio ser tan ilustre por los problemas que se plantea y resuelve como por los que obliga a sus colegas y sucesores a replantear y resolver. El Curso de lingüística general de Ferdinand de Saussure es el me- jor cuerpo organizado de doctrinas lingüísticas que ha producido el posi- tivismo; el más profundo y a la vez el más clarificador. Es la suya una posición científica positivista, sí; pero la doctrina de Saussure es algo más que el resumen y coronación de una escuela científica superada; lo que aquí se nos da, o lo mejor y más  personal de lo que se nos da, se salva de la liquidación del positivismo, incorporado perdurablemente al  progreso de la ciencia. Pienso sobre todo en el riguroso y sistemático deslindamiento de dos parejas de conceptos lingüísticos, una que atañe directamente al objto de estudio, y secundariamente a los métodos respectivos; la otra, al revés: la lengua como sistema de expresiones convencionales usado por una comunidad, y ei habla como el uso individual del sistema; la lingüís- tica sincrónica, que studia la constitución y funcionamiento de un siste- ma, y la lingüística diacrónica, que estudia su evolución (ver  los índices). Pienso en su rigurosa concepción estructuralista de las lenguas como sis- temas en que todos los términos son solidarios, y en el concepto comple- mentario —más bien implicado— de «valor» (el valor de una unidad lin- güística está determinado, limitado y precisado por el de las otras enti- dades del sistema: tibio, lo que no es frío ni caliente; domini, genitivo por su oposición con dominus, domino, dominum, etc.). El valor, que con- siste en la solidaridad e interdependencia de una significación con las otras significaciones, emana del sistema e implica la presencia concreta del sistema en cada uno de sus elementos; la significación, dice Saussure, no se sale del elemento aislado y de su idea representada 1. Primera vez Este concepto lingüístico de valor ha sido revolucionario y de una incalculable fe- cundidad científica: el funcionamiento entero de una lengua consiste en el juego de identi- dades y diferencias; valores y sus oposiciones. El concepto de significación, en cambio, no puede parangonarse en rigor científico con el que ya para 1900 había elaborado Edmund Husserl con su método fenomenológico: «la referencia intencional al objeto», «el modo de- terminado de mentar el objeto». Véase E. HUSSERL, Investigaciones lógicas, tomo II, Investigación primera; Expresión y significación. Madrid, 1929, págs. 31-109 (ed. de la

8 Amado Alonso

que se enfoca el problema del significar en el terreno concreto de la len- gua, no ya en el abstracto de la

lógica. Y Saussure completa su concepto de la lengua-sistema con una visión personal de las relaciones entre la palabra y el pensamiento, y entre la materia acústica y los sonidos lin- güísticos: antes de la formulación idiomática, nuestro pensamiento no es más que una masa amorfa; sólo los signos lingüísticos nos hacen distinguir dos ideas de manera clara y constante. La sustancia fónica tampoco es en sí más que una informe materia plástica que sólo gracias a la lengua se divide a su vez en partes distintas para proporcionar los significantes que el pensamiento necesita. El sonido no es un mero medio fónico material para la expresión de las ideas; en la lengua, sonido y pensamiento llegan por su unión a delimitaciones recíprocas de unidades; el pensamiento- sonido implica divisiones y la lengua elabora sus unidades al constituirse entre dos masas amorfas (pág. 136 y sigs.). Tal es lo que Saussure en- tiende por articulación: la lengua es el dominio de las articulaciones. Este concepto de las relaciones entre lengua y pensamiento, mucho más profundo que el meramente asociacionista de los Neogramáticos 2

, está en la misma dirección que la «forma interior de lenguaje» de Hum- boldt, la «actitud categorial» o clasificatoria de la razón-lenguaje de Berg- son y la filosofía de las formas simbólicas de E. Cassirer. Bien es verdad que, fuera del capítulo donde se expone, no interviene ya esta concepción en la marcha del libro, sino más  bien el asociacionismo herbartiano de los Neogramáticos 3

; pero es evidente que esta incongruencia del Curso es achacable a la prematura muerte del autor.  No hay aspecto de la lingüística, de los estudiados en el Curso, al que Saussure no haya aportado claridad y profundidad de conocimiento, unas veces llegando ya a la interpretación satisfactoria, otras obligando con sus proposiciones a los lingüistas posteriores a superarlo: en fonología, el gra- do de abertura de los sonidos como criterio de clasificación, la oposición de sonidos implosivos (la s de es) y explosivos (la s de se) y su útilísima teoría de la sílaba; en la diacronia *, las distinciones entre cambio fonético y Revista de Occidente). En la segunda edición alemana, 1913, Husserl reelaboró mucho la  primera redacción de 1900, pero esta Investigación sobre los signos fue la menos tocada. La doctrina lingüistica de los valores (Saussure) tiene también su correspondencia lógica en el § 13 de 2 la Investigación primera de Husserl. El teórico de los Neogramáticos, HERMANN PAUL, Prinzipien der Sprachgeschichte, concibe estas relaciones como una mera asociación de la imagen acústica (la palabra) con la idea, de existencia autónoma, según la psicología asociacionista de Herbart que presidió tranquila 3 estos estudios durante ochenta años. Especialmente visible en su exposición del circuito del habla. grafía restantes (N. del * grave En E.) textos, los de textos las debidos palabras de Amado a De diacronia Mauro, Alonso las y y sincronia mismas en su traducción han adoptada sido traducidas del por C.L.G. él, mientras en se su ha forma respetado que aguda. en los la

 Prólogo a la edición española 9

analogía, entre analogía y aglutinación, lingüística externa y lingüística in- terna, lingüística

 prospectiva y retrospectiva; en la sincronia, el discerni- miento entre lengua oral y lengua literaria, entre oposición y diferencia, entre relaciones sintagmáticas o in praesentia y asociativas o in absentia; en la vida historicogeográfica de idiomas y dialectos, el espíritu de cam- panario o fuerza particularista y el intercambio o fuerza unificadora. Con razón se ha llamado a Saussure el gran deslindador de antinomias 4

. Una de las características de la mentalidad de Saussure es que cada distinción y cada delimitación de hechos está ya como encarnada en sus exigencias metodológicas, de modo que sus doctrinas han nacido más de las necesidades técnicas de la investigación que de la contemplación filo- sófica del objeto. Las ventajas inmediatas que los lingüistas hallan en un libro de este carácter son obvias, sobre todo si se añade a lo expuesto el rigor mental de los análisis y de las deducciones como si Saussure, al fin buen positivista, quisiera competir con las ciencias físicas. Para remate, es extraordinario el poder pedagógico de la exposición, con su estilo de antinomias, sus comparaciones tan sugestivas y sus dibujos. Sí; éste será siempre un libro clásico en la ciencia del lenguaje. Su influjo en la investi- gación particular de todas partes ha sido grande, pero sobre todo en Francia y la Suiza francesa, donde lingüistas tan eminentes como Antoine Meillet, Joseph Vendryes, Charles Bally y Albert Sechehaye lo han aca- tado como el código supremo del saber teórico y de la orientación en los métodos. «Ortodoxos saussureanos», es expresión que alguno de ellos ha usado y que a todos ha placido. Por supuesto, no todos son triunfos, y la crítica no ha tardado en descubrir los defectos de tales virtudes. Ya hemos insinuado uno: la doc- trina de Saussure no tiene base filosófica meditada por él; le  bastó con tomar, sin inquietud personal alguna, la positivista. Y como el positivis- mo, sobre todo el  practicado, ya quería ser más científico que filosófico, receloso de hurgar en los últimos fundamentos de cada ciencia, las limi- taciones de las doctrinas de Saussure se explican por las de la base acep- tada. Para ser más breves y claros leamos el capítulo III de la Introduc- ción, «Objeto de la lingüística»: «...el fenómeno lingüístico presenta perpetuamente dos caras que se corresponden sin que la una valga más que gracias a la otra»: la lengua, o sistema adquirido, y el habla, el uso individual del sistema; el estado de un sistema y su historia; aun la pala- bra tiene su lado fisicofisiológico, el sonido, y su lado mental, la idea. ¿Cuál será, pues, el objeto de la lingüística? «Tomado en su totalidad, el 4 En realidad, como conjunto y estilo mental, las antinomias de Saussure proceden de Hegel a través del lingüista hegeliano VICTOR HENRY, Antinomies linguistiques.

10 Amado Alonso

lenguaje es multiforme y heteróclito; a caballo en diferentes dominios, a la vez físico, fisiológico y

 psíquico, pertenece además al dominio individual y al social; no se deja clasificar en ninguna de las categorías de fenómenos humanos, porque no se sabe cómo desembrollar su unidad. La lengua por el contrario es algo enterizo y un principio de clasificación». También Karl Vossler ve en el lenguaje tales dualidades, y su para- lelo con Saussure, ya esbozado en nuestro prólogo a su Filosofía del len- guaje, de esta colección, puede ayudarnos ahora a comprender  de una vez las virtudes y las limitaciones del Curso. Esas dualidades fuerzan a Vossler a ver el lenguaje como una estructura polar, y el objeto de su lingüística es la perpetua corriente de doble dirección. Si el objeto con- creto es complejo, el objeto de estudio es también su complejidad. Saussure ve la complejidad del lenguaje tan bien como Vossler, pero la rehuye como objeto de estudio, y, en busca de uno deslindado y homo- géneo, da con «la lengua», un autónomo sistema de signos, separado de su uso e independiente de los individuos que lo usan. Los otros aspectos se pueden también estudiar, pero como meramente adicionales, como «ex- ternos a la lengua» y por tanto a la lingüistica. Todo se paga: la lingüística de Saussure llega a una sorprendente claridad y simplicidad, pero a fuerza de eliminaciones, más aún, a costa de descartar lo esencial en el lenguaje (el espíritu) como fenómeno específi- camente humano. En parte por dar rigor científico a esta delimitación del objeto, en parte por sor la simplificación eliminatoria rasgo dominante en su estilo mental, Saussure concibe las dualidades apuntadas como antinomias irre- ductibles. Pero ¿lo son realmente la lengua y el habla, la diacronia y la sincronía? Saussure nos ha hecho ver que son aspectos discernibles del lenguaje y le agradecemos el grande  progreso que los métodos de inves- tigación han sacado de ello; pero ¿son objetos separados, y más, como quería Saussure, objetos sin contacto directo posible? «Un hecho diacró- nico es un suceso que tiene su razón de ser en sí mismo; las consecuencias sincrónicas particulares que se puedan derivar le son completamente ex- trañas» (pág. 110). Los plurales ingleses y alemanes de inflexión son buen ejemplo: foot-feet, goose-geese, Gast-Gäste, Hand-Hände; en anglo-sajón y en antiguo alto alemán, los  plurales de estas series tenían el signo regular de -i; *fōti, *gōsi, gasti, hanti; a acción metafónica de la -i inflexionó la vocal precedente con proceso puramente fonético 5

; luego la -i se hizo e en alemán y desapareció en inglés; y he aquí un nuevo estado morfológico en ambos sistemas, absolutamente imprevisto en los cambios alemán 5 tragit No por es plurales; hoy trägt. lo mismo que en ellos obró la -i en la flexión verbal: el antiguo alto

 Prólogo a la edición española 11

fonéticos respectivos. Y Saussure sigue discurriendo: «Los hechos dia- crónicos ni siquiera tienden a

cambiar el sistema. No se ha querido pasar de un sistema de relaciones a otro [de gast-gasti a Gast-Gäste, etc.]; la modificación no recae sobre la ordenación, sino sobre los elementos orde- nados. Aquí nos volvemos a encontrar con un principio ya enunciado: el sistema no se modifica directamente nunca; en sí mismo es inmutable; sólo sufren alteración ciertos elementos sin atención a la solidaridad que los ata al conjunto». Los hechos de la serie diacrónica y los de la sincrónica son, por lo tanto, de órdenes heterogéneos, «pues ya hemos establecido que los cambios se producen fuera de toda intención. Por el contrario, el hecho de sincronía es siempre significativo [= intencional]; siempre pone en relación dos términos simultáneos; no es Gäste lo que expresa el plural, sino la oposición Gast-Gäste. En el hecho diacrónico, al revés: no interesa más que un solo término, y para que aparezca una forma nueva (Gäste), es necesario que la antigua (Gasti) le ceda el lugar». Esta sorprendente concepción de las relaciones —de la falta de rela- ción directa— entre la diacronia y la sincronía deslumbró a algunos, des- concertó a otros y por fin desató la oposición más viva y general 6

. En el primer Congreso Internacional de Lingüistas, La Haya, 1928, los fonólogos R. Jakobson (Praga), S. Karcevsky (Ginebra) y N. Trubetzkoy (Viena) llevan el primer ataque a fondo. Estos fonólogos del Círculo Lingüístico de Praga tienen  para los sonidos idiomáticos la misma concep- ción estructuralista que Saussure para el sistema de la lengua; los sonidos de un idioma forman un sistema en el mismo sentido que las formas gra- maticales o las palabras 7

. Y la proposición de los fonólogos rezaba: «La 6 Aunque no elaborada en conceptos científicos tan estrictamente definidos, la dua- lidad de lingüística histórica y lingüística estática era una de las que regían como base en los estudios de los Neogramáticos (Brugmann, Osthoft, Braune, Sievers, H. Paul, Leskien, Meyer-Lübke; finales del siglo XIX y después), y aun antes en el ruso Baudouin de Courte- nay y en el italiano Ascoli. Cfr. ROMAN JAKOBSON. La scuola lingüistica di Praga, en La Cultura, Milán, XII, 1933, pág. 637, y B. A. TERRACINI, Paleontología ascoliana e lin- güistica storica, en la Silloge lingüistica dedicata alia memoria di Graziadio Isaia Ascoli, Turín, 1929, págs. 649-655. La distinción sistemática y precisa entre la lingüística «estáti- ca» (sincrónica) y la «histórica» (diacrónica) se debe antes que a otro alguno al filósofo checo T. G. MASARYK, Základové konkretné logiki (1885), con traducción alemana en 1887: Ver- such einer conkreten Logik (Ensayo de una lógica concreta), ap. JAKOBSON, op. cit. Pero, aunque algunos lingüistas checos hayan seguido directamente a Masaryk, la introducción de estos conceptos rigurosos en el campo de la lingüística es obra de Saussure, que sin duda los elaboró independientemente. 7 Tanto, que los fieles discípulos del maestro ginebrino reclaman la filiación saussu- reana de la nueva disciplina. La verdad es que Saussure, que distinguió bien en el estudio de los sonidos la sincronía y la diacronia (fonología y fonética, en su terminología), no vio en ellos su otra dualidad de lengua y habla; no los vio más que en la realización material del habla: «la fonología —hay que repetirlo— no es más que una disciplina auxiliar y no se refiere más que al habla» (pág. 59). Ya había dicho antes (pág. 45): «Los órganos de la voz son tan exteriores a la lengua como los aparatos eléctricos que sirven para transmitir el al-

12 Amado Alonso

antinomia de la fonología sincrónica y de la fonética diacrónica quedará suprimida en cuanto se

consideren los cambios fonéticos en función del sistema fonológico que los sufre. Hay que plantear el  problema de la fina- lidad con que ocurren esos cambios. Y la fonética histórica se transfor- mará así en una historia de la evolución de un sistema fonológico». De los Neogramáticos, a quienes tanto se oponía, arrastró Saussure «la concep- ción de los cambios fonéticos como fortuitos e involuntarios», «como una serie de perturbaciones y destrucciones ciegas causadas por factores ex- trínsecos al sistema fonológico»; la colectividad se limitaría a dar un sen- tido al desorden, interpretándolo como un sistema ordenado. Pero el papel de la colectividad es mucho más activo; los golpes ciegos son raros, y siempre que hay un proceso destructivo va necesariamente seguido de una reacción activa. Hay cambios lingüísticos que —como los movimien- tos del ajedrez— «tienen la intención de ejercer una acción sobre el sis- tema». Cuando se discierne, con la nueva Fonología, entre diferencias significativas y diferencias puramente materiales, y en las significativas entre correlaciones y disyunciones, entre supresión de una diferencia o fusión de dos, entre aparición de una diferencia fonológica o modificación material de una ya existente, etc., entonces «lo que se impone al lingüista es la cuestión de la finalidad en un cambio fonético, en lugar de la cues- tión tradicional de las causas. No superaremos la tradición de los Neo- gramáticos renunciando a la noción de "ley fonética", sino interpretándola teleológicamente y abandonando su concepción mecanicista» 8. fabeto Morse son ajenos a ese alfabeto; y la fonación, es decir, la ejecución de las imágenes acústicas, no afecta en nada al sistema mismo». Evidentemente; pero esas «imágenes acús- ticas» («fonemas ideales», como los de Praga dicen menos  psicológicamente) sí que perte- necen al sistema. De la misma manera que existe, según Saussure, el sistema de formas gramaticales y léxicas aparte de su realización en el habla, así existe el sistema de fonemas. Y se los determina fonemas por ostentan análogo el juego mismo de carácter correspondencias de «valores y solidarios», oposiciones. pues La nueva su función disciplina de signos uti- liza ahora los sinónimos fonética y fonología con otro reparto; la fonética se ocupa de los sonidos lingüísticos en su constitución material: materia física y actividad fisiológica; la fono- logía los estudia en su constitución intencional de signo. Como materia, un sonido existe lo mismo aislado que agrupado; como signo, sólo funciona en relación con los otros del sistema, como valor solidario. La realización fonética es la que no se sale del habla (Saussure); pero el sistema fonológico realizado, ése pertenece a la lengua. Así resulta que la nueva doctrina fonológica es más saussureana que la de Saussure, por encuadrar mejor en la concepción general saussureana de la lengua como sistema de valores. Pero la nueva fonología no arran- có, o no arrancó sólo, de Saussure, y tiene mayor deuda directa con el ruso Baudouin de Courtenay y con el checo T. G. Masaryk, ambos del último tercio del siglo pasado, aunque, sin duda, el Curso contribuyó grandísimamente a elaborar esta concepción estructuralista y funcionalista BETZKOY , Grunzuge y a depurar der Phonologie, sus métodos. Praga, El libro 1939. capital Para las de esta relaciones escuela de es la el nueva de N. fonología S. TRU con Saussure ver la reseña de B. Terracini al libro de Trubetzkoy en la Revista de Filología Hispánica, 8 Actes 1942, du IV, 173-180, y R. JAKOBSON  , op. cit. premier congrès international de Linguistes à La Haye (del 10 al 15 de

 Prólogo a la edición española 13

Atacado el principio de Saussure en su mismo centro —los cambios fonéticos—, la crítica ha

conseguido dilucidar la cuestión también en los otros aspectos de la diacronia. Ya Saussure ponía junto a los efectos rui- nosos del cambio fonético, los reconstructores de la analogía (pág. 186 y sigs.). «La analogía supone un modelo y su imitación regular. Una forma analógica es una forma hecha a imagen de otra o de otras muchas según una regla determinada» 9. Es, pues, evidente que las formas analógicas suponen un especial manejo del sistema, se deben siempre a reacomodaciones del sistema. Saussure llamaba a los neologismos fonéticos cambios, y a los analógicos creaciones 10; pero unos y otros son hechos de diacronia, y los analógicos, abril 1928). Leiden, s. a., págs. 33-36. Al año siguiente los fonólogos del Cercle Linguistique de Prague subrayaron y complementaron su doctrina en una tesis presentada colectivamen- te al Primer Congreso de Filólogos Eslavos: «La concepción de la lengua como sistema funcional es la que ha de mantenerse también en el estudio de los estados de lengua pasados, ya se trate de reconstruirlos, ya de anotar su evolución. No es admisible poner barreras infranqueables entre los métodos sincrónico y diacrónico, como hace la escuela de Ginebra. Si en lingüística sincrónica se consideran los elementos del sistema de la lengua desde el punto de vista de sus funciones, no será posible ya interpretar los cambios sufridos por la lengua sin tener en cuenta el sistema que resulta afectado por tales cambios. No es lógico suponer que los cambios lingüísticos no sean más que golpes destructivos dados al azar y heterogéneos tema, a su estabilización, respecto del a sistema. su reconstrucción, Los cambios etc. lingüísticos Así el estudio apuntan diacrónico, con frecuencia lejos de excluir al sislas nociones de sistema y de función, es incompleto si no se tienen en cuenta esas nociones. Por otra parte, la descripción sincrónica tampoco puede excluir del todo la idea de evolución, pues aun en un sector visto sincrónicamente existe la conciencia de estado caduco o en vías de desaparición, de estado presente y de estado en formación; los elementos estilísticos sentidos como arcaísmos y la distinción entre formas productivas y no productivas son he- chos de diacronia, que no se podrán eliminar de la lingüística sincrónica». Travaux du Cercle Linguistique de Prague, I, Praga, 1929, págs. 7-8. Insiste ROMAN JAKOBSON en su citado ar- tículo La scuola lingüistica di Praga, y en sus Prinzipien der historischen Phonologie (Travaux 9 Pág. du Cercle 186. El Linguistique latín honor es de forma Prague, analógica; 4, 1931), primero págs. era 247 honos y sigs.

: honosem; después, por rotacismo de la -s- (que no alcanzaba a la -s), honos : honorem; por fin, conforme al máticos. modelo 10 orator Saussure La dualidad : oratorem, ahondó cambio estos se produjo fonético conceptos honor : : honorem. analogía con rigor era nuevo otra de y, las según manejadas su estilo, por los los presentó Neogracomo antinomia irreductible. Pero Vossler la redujo: todo cambio fonético empieza en el in- dividuo; el individuo es quien en cierta ocasión, en determinada palabra, realiza una altera- ción fonética, por ejemplo, representa convencionalmente móó  proseguido c la, apretando un en las generaciones pronunciando mǒla; no ya mó  poco más una la sola articulación ó c  prolongada al y principio. c homogéneamente ó c la según el uso general abierta), (ó sino c ó c

(Éste es el cambio que, siguientes, llevará a muola, muela). Pero el tal individuo desconocido no tuvo que repetir su invención con cada palabra del léxico, sino que, una vez aceptado por las gentes el procedimiento, se extiende por analogía a todas las

 palabras donde la o esté en las mismas condiciones (en Francia e Italia, acentuada y en sílaba libre; en España acentuada no más). El cambio fonético no existe hasta que la analogía lo generaliza; lo Filosofía que las del leyes lenguaje, fonéticas pág. tienen 83. de Para regularidad nosotros es la de superación índole analógica. de esta Cfr. antinomia KARL VOSSLER (cambio , fonético: analogía) anula a su vez, por otro camino que el de los fonólogos, la antinomia diacronia : sincronía, porque,

View more...

Comments

Copyright ©2017 itdaklak.info Inc.
SUPPORT itdaklak.info