Las Caras de Clio

April 9, 2019 | Author: Juan Iglesias | Category: Ciencia, Historiography, Knowledge, Late Middle Ages, Truth
Share Embed Donate


Short Description

Download Las Caras de Clio...

Description

CARAS DE CLIO (Resumen) 1º capitulo: La historia constituye en la actualidad una ciencia humana y permite producir un tipo de conocimiento científico o acabado del pasado por medio de evidencias. Pero si queremos entender que es la historia primero debemos detectar el pasado como fenómeno de identificación:: -Dicha concepción Histórica de su pasado común es por tanto una pieza clave para la identificación, orientación identificación orientación y supervivencia supervivenc ia de cualquier grupo humano en el contexto natural y cultural donde se encuentre emplazado-pág. 3. De manera mejor detallada nos quedara lo que expone el historiador grecorromano Polibio, en el S.II: ninguna educación es más apta para los hombres que el conocimiento de las acciones pasadas”… La historia abarca tal importancia ya que: “Vivir sin historia es lo mismo que vivir sin memoria” (Arthur Uslar Pietri). Todo grupo de hombres se aferra pre -conscientemen -conscientemente te a su pasado, ya sea para la plena supervivencia supervivencia de la especie, para no olvidar los orígenes de una cultura, raza o civilización, en la actualidad para afianzar o negar lazos políticos con países vecinos, etc.; y lo más importante la historia y su importancia juega un papel sumamente notable a la hora de barrer la ignorancia que alimenta la imaginación y el misticismo del pasado humano (Razón Histórica). En síntesis el primer capítulo nos quiere dar a entender la importancia de la historia en la sociedad y como esta contribuye al descubrimiento de la verdad y por ende evitar las supersticione supersticiones s (conocimiento científico). Capitulo dos: Bajo transformaciones culturales culturales asociadas bajo el rotulo de la ilustración se pudo dar inicio a lo que hoy conocemos como: C iencias Históricas. Para poder entender este nuevo concepto acuñado hace poco más de dos siglos debemos entender y recurrir a la Gnoseología (facultad de conocer) y a la Epistemología (teoría del conocimiento verdadero). verdadero). Las 4 ideas de ciencia (cultura occidental): -saber hacer: sabiduría -«sistema de proposiciones derivadas de principios: escuela y academia - «ciencias «ci encias positivas» (…) formulación de hipótesis, la observación y descripción de la realidad material propia de su campo de an álisis. Practicas genuinamente humanas humanas y sociales: la Lingüística, la Economía, la Historia ...), dando origen al vocablo de «ciencias humanas», «ciencias sociales» o «ciencias culturales»” Así pues, l a ciencia estaría constituida por un tipo de «conocimiento»  referido a una «experiencia», por una «teoría» o «forma» que da cuenta conceptualmente de unos «hechos» o «materia» objetivos y externos” Cabe destacar que las ciencias no estudian un solo objeto y que desde un punto de vista Gnoseológico las ciencias se organizan por tres dimensiones genéricas: el eje sintáctico, el eje semántico y el eje pragmático.  A diferencia de otros tipos de conocimientos, las ciencias se se caracterizan por la pretensión pretensión de construir construir verdades oponiéndose oponiéndose a dogmas, conjeturas u opiniones vagas sin pruebas empíricas que demuestren la realidad de la cosa verdadera. Es a través de los métodos científicos que se logra un conocimiento cabal de la verdad científica que rodea al objeto o acontecimiento estudiado. Capitulo tres: En este capítulo se ahonda mas en que son las ciencias y sus diferencias entre sí. Por ejemplo W ilhelm Windelband ofreció la distinción (en 1894) entre ciencias «nomotéticas» (que buscan leyes generales para «explicar» los fenómenos naturales) y ciencias «ideográficas» (que se ocupan de «comprender» los fenómenos individuales e irrepetibles) Comienzan a darse las diferencias, Por una parte, en los campos de las Ciencias Humanas aparecen, como un término o una relación más del campo, individuos (sujetos humanos) que realizan operaciones (…).Por otra parte, en los campos de las ciencias natura les no aparecen formalmente sujetos operatorios, no existen agentes que ejecutan conductas y actos conscientes y reflexivos, sino elementos que se mueven según patrones mecánicos o recurrentes y rutinarios. Como en el campo de las ciencias naturales y humanas son diferentes se utilizan dos metodologías: las metodologías operatorias operatorias Alfa (), a tenor de las cuales las operaciones del sujeto (en cuanto término) pueden quedar eliminadas o neutralizadas dentro del campo científico categorial, categorial, como sucede en las metodologías aplicadas aplicadas por las Ciencias Naturales. El resultado de esa eliminación y neutralización neutralizació n es la posibilidad de alcanzar verdades científicas universales universales y necesarias, «objetivas» «objetivas» y demostrativas (incluso repetibles y reproducibles por experimentación sucesiva); y las m etodologías operatorias operatorias B eta (), cuyos procedimientos incluyen el intento de organizar científicamente científicamente un campo en tanto él reproduce analógicamente las mismas operaciones que debe ejecutar el investigador para organizado. de modo que el científico «comprende» y «explica» las operaciones del sujeto construyendo o reactualizando a su vez otras operaciones análogas. análogas. La ciencia de l a Historia es claramente una ciencia humana cuya metodología operatoria es del tipo Beta. Si bien el conocimiento de la historia es el tiempo pasado y este de por si incognoscible (que no se puede conocer), si existen fuentes de conocimiento histórico como las reliquias (se le llaman fuentes a todos los textos, objetos o hechos de los cuales se puede obtener algún conocimiento del pasado. Por tanto la tarea del historiador será determinar qué secciones secciones de nuestra realidad constituyen una «reliquia», un residuo y vestigio legado del pasado, con el fin de proceder a utilizarlas en la construcción de su interpretación del pasado. Por tanto las reliquias serán la base del inicio de la investigación y el criterio para demostrar los resultados. Producto de lo anterior surge el pensar histórico, que no es más que i nterpretar todas las pruebas al alcance con el máximo g rado de capacidad crítica. Junto con ello podemos identificar la Heurística que impone la necesidad de buscar o investigar documentos o fuentes históricas (tanto escritas como arqueológicas, numismáticas, epigráficas...). epigráficas...). En definitiva la labor del historiador no consiste en hacer una simple descripción como lo pensaban los empiristas y positivistas decimonónicos (anticuados) (anticuados) y actuales, sino mas bien los historiadore historiadores s son los mediadores entre el pasado y el presente, ya q ue este deberá explicar, comprender y enseñar el pasado a los hombres actual es mediante explicaciones y pruebas para demostrar la verdad de los sucesos. Para entender mejor como actúa la historia es que el gremio de historiadore historiadores s considera esenciales dentro de su disciplina tres principios fundamentales: -Principio semántico: exige que todo relato y narración histórica debe estar apoyado y respaldado por pruebas y evidencias materiales que sean comprobables empíricamente por todos los investigadores (reliquias y testimonios del pasado) -Principio determinista genético: todo acontecimiento humano surge o brota a partir de condiciones previas homogéneas según un proceso de desarrollo. Dicho de otra forma se descarta la intervención de causas exógenas (De origen externo) como pudiera ser la Divina Providencia, el supuesto destino manifiesto, la influencia de conjunciones astrales, el mero azar. -Principio de significación temporal irreversible: irreversible: la flecha del tiempo, un axioma (proposición tan clara y evidente que se admite sin necesidad de demostración) que ha de respetarse escrupulosamente. escrupulosamente. La irreversibilidad de la cronología. Capitulo cuatro: Si bien las primeras referencias historiográficas apuntan a los griegos, egipcios o sumerios como fuentes originales no es hasta el S. XVIII y principios de S. XX que la actividad de investigación y redacción de relatos históricos experimenta una transformación transformación notable, de grado y de calidad. Algunos afirman que, a partir de ese momento esta paso a convertirse en un disciplina científica propiamente tal, a diferencia de la historia artística y literaria que se venia dando hasta ese entonces. Cabe mencionar (y en esto seré textual) que el historiador francés Nicole Loraux afirma: «Tucídides no es un colega». Porque, en

efecto, la distancia entre la «Historia» contada y relatada antes y después de Ranke (por utilizar su persona como sí mbolo de las transformaciones operadas), es de tal grado que obliga a distinguir ambos tipos de actividad como m anifiestamente distintas aunque ligadas genéticamente: la primera sería una suerte de categoría o género literario y narrativo peculiar; la segunda una auténtica disciplina científica humanística. Quisiera apuntar algunas fichas que son de utilidad cronológica desde que se acuño la escritura hasta la sombra d Ranke: -historia comunitaria: apuntada a todo grupo humano que independientemente de tener o no escritura posee pasado y por ende relatos y memoria de sus ancestros. -la escritura: permitió superar la fragilidad de la memoria individual y dejar registro de los hechos comunitarios, sin riesgos de olvido o deformaciones voluntarias o involuntarias del relato oral. -Historiografía Griega: la difusión del racionalismo critico intelectual de la nueva conciencia cívica de la polis griega. -Historia racional: nace como una actividad instalada conscientemente y que está dispuesta a admitir un conocimiento demostrativo, apodíctico y convincente. -enlace histórico: la tradición historiográfica griega se enlazo con la romana a través del pequeño grupo de autores entre los cuales destacaron Polibio y Plutarco. -Triple función historiográfica: primero era una instrucción moral, tanto cívica como religiosa; en segundo lugar contribuía a la enseñanza y formación de políticos y gobernantes. En tercer lugar proporcionaba entretenimiento intelectual para los ma s eruditos. -el papel de china en la historia: la Historia en China estuvo consagrada a preservar la memoria del Estado y tuvo un evidente papel pragmático y utilitario: se convirtió en un «espejo de comprensión para gobernar. -historia como voluntad divina: porque el «historiador» cristiano, tanto tardorromano como medieval, entenderá la Historia no como una investigación secular, causal, inmanente y racionalista de los hechos humanos, sino como «la contemplación alegórica de la voluntad divina -historia en el mundo medieval: con el nuevo poder temporal e intelectual asumido por la Iglesia en ese mundo medieval, las funciones sociales de la historiografía clásica pasarían a ser cumplidas por una teología de contenidos históricos para la cual el speculum historiale mostraba simplemente el desenvolvimiento de la Divina Providencia -nuevos géneros históricos: El crecimiento de l as ciudades, la recuperación de la economía monetaria y mercantil, las reformas monásticas, la fundación de las universidades, el fortalecimiento de las monarquías y la cristalización de la nobleza cortesana y caballeresca, tuvieron su reflejo en la aparición de nuevos géneros históricos y en el creciente uso de lenguas vernáculas como medio expresivo de la historiografía -surgimiento de otra historiografía: durante la Baja Edad Media, al compás de la grave crisis que sufrió la teocracia pontificia (cisma de  Aviñón del siglo XIV), surgió también una historiografía más secularizada y menos providencialista sobre sucesos contemporáneos -como podemos apreciar la historiografía fue tomada como voluntad divina por varios siglos, básicamente era una historia arraigada a la religión. -separacion de épocas: los acontecimientos de la Historia antigua y los bíblicos estaban separados de su propia época no sólo por el transcurso del tiempo sino también y sobre todo por l a diferencia radical en las condiciones de vida -primeros historiadores humanistas: La República de Florencia fue la cuna de los primeros historiadores humanistas que reactualizaron en sus obras el modelo clásico de relato profano, racionalista e inmanentista, bajo el nuevo paradigma de la conciencia de perspectiva temporal y sentido del anacronismo -los anticuarios: Por otra parte, la emergente crítica histórica fue deudora del paciente trabajo de los llamados anticuarios: coleccionistas, clasificadores y estudiosos de reliquias, obras de arte y textos antiguos -Historia clásica racionalista: de la controversia religiosa, coetánea con las guerras de religión de los siglos XVI y XVII, surgió una Historia eclesiástica que había perdido su carácter sacro y había devenido en relato racionalista, erudito al modo renacentista y conscientemente demostrativo y polémico”. -nacimiento de la ciencia histórica: Ciertamente, el surgimiento de la ciencia de la Historia, tal y como se practica hoy en día, no tuvo lugar hasta finales del siglo XVIII y principios del XIX”. - historia científica: la Historia científica tuvo lugar a la par que la idea de Providencia Divina fue siendo paulatinamente sustituida por la idea de Progreso al compás de la expansión del movimiento intelectual europeo conocido como Ilustración. Capitulo cinco: “En los primeros años del siglo XIX, Alemania fue escenario del surgimiento de la moderna ciencia de la Historia  sobre la base del maridaje de la tradición histórico-literaria y la erudición documental, al abrigo de una concepción del fluir temporal humano y social como proceso causal inmanente, irreversible y racional y ya no sólo como mera sucesión cronológica de acontecimientos. Es en este sentido en el que puede afirmarse que la Historia razonada y documentada comenzó a suplantar a la mera crónica de mayor o m enor complejidad compositiva, narrativa o erudita”. Verosimilitud de Ranke: “Veo venir un t iempo en que ya no edificaremos la Historia moderna sobre relatos de los historiadores, ni siquiera de los contemporáneos, excepto allí donde éstos poseían un conocimiento original, menos aún de los escritores de segunda mano, sino sobre los relatos de testigos oculare s y los documentos originales”. La razón histórica: la idea de la historicidad radical de todos los fenómenos humanos, fueran individuos privados o instituciones culturales (Estados, religiones, etc.). Todos ellos, únicos e irrepetibles en el tiempo y en el espacio, evolucionaban de acuerdo con sus propios principios y, por tanto, debían ser comprendidos hermenéuticamente en su singularidad y no explicados mediante leyes universales”. Escuela germana: “el conocimiento científico alcanzado por la escuela histórica germana (...) se instalaba en un plano de razonamiento crítico documental y universal (en el sentido de supra-subjetivo y demostrativo) que posibilitaba una diferenciación radical respecto de los dogmas pseudo-históricos de matriz m ítica, religio sa, legendaria o novelística”. El conocimiento histórico científico alcanzado por la escuela historiográfica germana se instalaba en un plano de razonamiento crítico fundamental y universal que posibilitaba una diferencia radical respecto de los dogmas pseudo-históricos de matriz mítica, religiosa, legendaria o novelística. Gracias a este nivel de conocimiento alcanzado por la escuela anteriormente nombrada es que, hoy en día, se permite discriminar lo verdadero y aun valioso para la disciplina y lo ideológico o prescindible. De esta forma es preciso nombrar que Ranke y Niebuhr, a pesar de su nacionalismo germanista y orientación política conservadora, siguen siendo colegas antecesores. Marxismo: “el carácter activo de los agentes sociales, de la lucha de clases, en cuyo caso se tiende a contemplar el proceso histórico bajo el prisma de la lucha política clasista y a concebir ésta como «el motor de la Historia»”. Como podemos apreciar es en este siglo cuando la historia comienza a tener un rol muy peculiar en el actuar de la sociedad, puesto que todos recurren de una forma u otra a esta disciplina, ya sea para refutar o respaldar las teorías, política, ideología o verdades en cuestión. Posterior a Ranke y su legado a principios del S.XX la práctica de la historia era más bien neutral y objetiva, asentada sobre un modelo empírico –positivista. Pocos se había atrevido a refutar lo expuesto por Coulanges: “«la Historia es pura ciencia, una ciencia como la

física o la geología. Su único objetivo es establecer h echos, descubrir verdades»”. La historia comenzaba a darse como un aval, por otra parte surgía la historia económica y la historia social acuñadas e influenciadas, directa o indirectamente, del marxismo. la Historia económica se ocupaba de los precios, las rentas, el endeudamiento, la producción, el consumo, la población, los matrimonios, los nacimientos, las defunciones, etc. Es decir: magnitudes todas cuantificables en series estadísticas y capaces de reflejar fluctuaciones temporales de largo plazo, con sus correspondientes curvas gráficas con ciclos potenciales, susceptibles de análisis con métodos hipotético-deductivos, y posibilitadores de generalizaciones empíricas. La especialidad de Historia social como «estudio de grupos sociales, sus interrelaciones y sus funciones en las estructuras y procesos económicos y culturales» y desde el principio utilizo los recursos estadísticos y la cuantificación numérica como elementos indispensables de su método de observación y análisis histórico. La escuela de los annales viene a derrocar la idea impuesta del estudio de la historia Rankeana (textos escritos): Dentro de esa evolución que experimenta la historiografía en las primeras décadas del siglo, y tras el trauma moral e intelectual que significó la Gran Guerra de 1914-1918, tuvo lugar el nacimiento de la influyente revista histórica francesa que habría de aglutinar a la llamada «La escuela de Annales». En línea con los esfuerzos renovadores iniciados por Henri Berr y Henri Pi renne años atrás, Lucien Febvre (1878-1956) y Marc Bloch (1886- 1944) fundaron en 1929 A nnales d’histoire économique et sociale (desde 1945, Annales. Economies, Sociétés, Civilisations. A partir de 1991, Annales. Historie-Sciences Sociales). Su propósito original era ofrecer una alternativa a la práctica historiográfica dominante, superando el estrecho enfoque político, diplomático y militar en favor de la apertura de otros campos de investigación y aplicando en ellos los avances metodológicos ofrecidos por la Sociología, la Demografía, las disciplinas geográficas, la Lingüística, la Arqueología o la Economía. El ensanchamiento del campo histórico se fundamentaba sobre la superación del concepto de «documento» rankeano (el texto escrito). Como escribió el propio Febvre: Indudablemente, la Historia se hace con documentos escritos. Pero también puede hacerse, debe hacerse, sin documentos escritos si éstos no existen [...] Por tanto, c on palabras. Con signos. Con paisajes y con tejas. Con formas de campos y malas hierbas [...] Con exámenes periciales de piedras realizadas por geólogos y análisis de espadas de metal realizados por químicos. En una palabra: con todo lo que siendo del hombre depende del hombre, sirve al hombre, expresa al hombre, significa la presencia, la actividad, los gustos y las formas de ser del hombre. Posterior a la alternativa dada por los annales surgió otra historia, la de las mentalidades: “Influenciados por el desarroll o de la Psicología social y la Antropología estructural, una parte de los historiadores de Annales se lanzó al estudio del nivel inconsciente de las prácticas sociales (…) Así, el privilegio de la Historia económica y social fue cediendo paso a una Historia de las mentalida des concebida casi como Antropología retrospectiva del ámbito de la cultura materia l y simbólica de las sociedades”. Posterior a todo esto se dio una suerte de intervención ideológica en la historia, ejemplo de ello lo es: “Una buena enseñanz a de la Historia debe crear la convicción del inevitable fracaso del capitalismo [...] y que en todo, en el ámbito de las ciencias, de la agricultura, de la industria, de la paz y de la guerra, el pueblo soviético marcha a la cabeza de las demás naciones, que sus importantes acciones no tienen igual en la historia. [...] Es importante insistir sobre las guerras y los problemas militares para sostener el patriotismo soviético”. --Como vemos la historia se uso como escudo de lucha de ideologías en plena guerra fría.---Finalmente una de las últimas grandes corrientes de investigación histórica se dio en Estados U nidos, la cliometría que no es más que la investigación consiste meramente en la utilización exhaustiva de un m étodo cuantitativo y la aplicación de unos modelos teóricos matemáticos explícitos en el tratamiento de los datos recogidos y elaborados. Logógrafia, Historiografía, ciencias históricas, Ranke, annales, cliometría -------------------------------------------[ 1 ]. N. Louraux, «Thucydide n’est pas un collégue», Quadernici di Storia, XII, 1980, pp. 55 -81, apud, J. Le Goff, Pensar la Historia, p. 32. [ 2 ]. L. Febvre, Combates por la historia, Barcelona, Ariel, 1975, p. 232. Sobre Annales, véase también: André Burguiere, «Historia de una historia: el nacimiento de Anales», en Nora Pagano y Pablo Buchbinder (comp.), La historiografía francesa contemporánea, Buenos  Aires, Biblos, 1993, pp. 79-100. Jean Glénisson, «France» en G. Iggers & H. T. Parker (eds.), International Handbook of Historical Studies, Londres, Methuen, 1980, pp.175-192; Michael Harsgor, «Total History: The Annales School», Journal of Contemporary History, 13, 1978, pp. 1-13; Lynn Hunt, «French History in the Last Twenty Years: The Rise and Fall of the Annales School», Journal of Contemporary History, 21, 1986, pp. 209-224; J. Fontana, Historia, cap. 11.

View more...

Comments

Copyright ©2017 itdaklak.info Inc.
SUPPORT itdaklak.info